El jardín español es un tipo de jardín o diseño paisajista desarrollado en España que incorpora principios y elementos del jardín persa, el jardín romano, el jardín islámico y los grandes jardines califales de Al-Ándalus.
Durante los siglos XX y XXI, los nuevos jardines españoles han continuado, con una nueva interpretación, abstracción y alejamiento de las tradicionales planificaciones y motivos estéticos.

Tradiciones

Tradicionalmente, el jardín del Edén se interpreta con un eje central en cruz hacia los cuatro puntos cardinales, con grandes fuentes o canales de agua (una acequia o qanat) por donde fluye el agua y se refleja enclavado en un patio amurallado. Los cuadrantes restantes a menudo tenían frutales y plantas aromáticas.

De esta manera, el elemento sensorial más característico del jardín español es el frescor, la humedad, los sonidos, el verdor y la fragancia. Este tipo de jardín está adaptado a las situaciones de sol y calor propios del país, por lo que el agua es el elemento primordial y alrededor del cual se articula. Es característica, igualmente, la búsqueda de la sombra por medio de soportales y paseos porticados, además de pérgolas, arcadas, enrejados y pabellones. Se usa sistemáticamente la cerámica y las baldosas como materiales estructurales para los elementos acuáticos y decorativos para asientos y pavimentos.

(Wikipedia)